El Tiempo en Cuenca

viernes, 10 de julio de 2009

Siempre que llevan a la prensa a los ecologistas para hablar de las maldades de un proyecto de bueno para Cuenca; mal asunto


LA OPINIÓN.- No se tienen que preocupar tanto los ecologistas por poner tanta traba a los proyectos que sacarían a Cuenca de su atraso y subdesarrollo secular; porque ya se encargan los Gobiernos Central y Autonómico de no hacerlos, o retrasar su ejecución hasta los confines de los tiempos.

Siempre que salen a la palestra los ecologistas por estas tierras, para hablar de lo voraz que va a ser contra la madre naturaleza un proyecto de los importantes para Cuenca, siempre que sucede eso es el anuncio de que algo contra el mismo se está trillando desde el Gobierno de España o el Gobierno de Castilla la Mancha. Sucedió con la Autovía Cuenca-Teruel, y ahora van a ver si se cargan la Cuenca-Albacete.

Decíamos el pasado 3 de octubre de 2008, y lo reproducimos ahora de forma literal, antes de que se publicara la liquidación oficial de la Cuenca-Teruel, que es significativo que, precisamente, cada vez que se conoce el proyecto de presupuestos y como cada año comprobamos que a Cuenca se nos deja de lado, porque o no están reflejadas las infraestructuras prometidas durante décadas, o se les asigna cantidades ridículas (10 mil euros en 2009 para la Cuenca-Teruel), sale al paso este grupo que se autoproclama los defensores a ultranza del medio ambiente, pidiendo con vehemencia a los Gobiernos que no se hagan las obras de Cuenca, por el peligro que supone su ejecución a la fauna mundial; aunque no suele pasar de la defensa de algún aguilucho avistado por la zona afectada, caracterizado, precisamente, por su vida transhumante, y que, según ellos, desaparecerá del universo si se acomete la infraestructura.

¿No les parece paradójico que esta clase de organizaciones salga al paso siempre en estas fechas, precisamente cuando llega la verdad presupuestaria y se descubren todas las mentiras? ¿No suena esto a un lance de capote de esos que tan magistralmente dan los maestros del arte que tanto desprecian, para desviar la atención y, de paso, regalar su coartada a los gobernantes que deciden y administran los fondos que se les concede para sus gastos, desproporcionadamente altos para el bajo número de socios con los que cuentan?

Si creyeran de verdad en lo que dicen, no se quejarían en el preciso momento que se publican los Presupuestos y no hay un euro para estas obras que hacen como que critican; sino que aplaudirían al comprobar que no hay nada de nada.

Éste es el artículo que publicamos el año pasado cuando se aprobaron los PGE de este año 2008, -seguimos reproduciendo literalmente el artículo mencionado- saliendo al paso de otra nota de prensa como la que hoy es objeto de nuestro comentario, cuya autora es la misma organización: "Siempre que hay algún proyecto de alguna infraestructura importante para Cuenca y su provincia; los ecologistas encuentran el sentido de su existencia".

No sucede nunca cuando decenas de incendios arrasan decenas de miles de hectáreas cada verano; ni por poner un ejemplo; para rechazar un Plan de Urbanismo que incluye un convenio que va a ocasionar que se devore sobremanera el cauce natural de un río, y se llevará consigo muchos árboles y vegetación diversa, e incluso puede ponerse en riesgo la vida de las personas; y ello en uno de los parajes que debían estar sometidos a la mayor protección, en esta ciudad Patrimonio de la Humanidad que a tan pocos nos ha visto nacer.

Cuando se produce un incendio voraz, se callan, no dicen nada; parece que no les importa que centenares de miles de pinos negros endémicos, encinares, robles, enebros y sabinares, pinar laricio y rodeno desaparezca siendo pasto de unas llamas que, normalmente, encuentran cada vez su aliado principal en la dejadez y el abandono en el que están nuestros montes por la falta de interés de la administración.

Parece importarles más el incomodo que se le haga a algún que otro ave, reptil o mamífero roedor, que el beneficio que pueda suponer este tipo de proyectos a miles de conquenses discriminados, condenados, durante tantos años, a la pobreza y, por tanto, a la emigración por seguir con las peores comunicaciones de toda España.

Poco les importa a estos ecologistas que esté desapareciendo una provincia entera, con centenares de pueblos casi incomunicados; arruinados y abandonados; sin habitantes porque la mayoría se fueron en busca de alguna oportunidad, y los que quedaron se están ya muriendo de viejos; y eso ha sido así, precisamente, por su deficiente comunicación.
Si nuestros pueblos se quedan deshabitados, los bosques estarán cada vez más desatendidos y serán más susceptibles al deterioro y las catástrofes ecológicas. Pero esto no les interesa parece; porque a chitón.

Siempre que hay algún proyecto de alguna infraestructura importante para Cuenca y su provincia; los ecologistas encuentran el sentido de su existencia. Entonces es como si estuvieran en Cuenca todos los pinos y la aves, y los reptiles y los roedores de España entera. Que hacen una autopista en plena sierra de vascongadas, en Cantabria o Santander; pues éstos ahí no arman ni la cuarta parte de ruido que aquí. Que la infraestructura está en plena sierra de Toledo, con decir algo les vasta para que vean los suyos que están para algo.

Ahora; eso sí, que se trata de Cuenca, entonces arman la de Troya; se quejan al Defensor del Pueblo, van a los juzgados y, si es necesario a Bruselas; o a lo que haga falta para llamar la atención y que los gobernantes encuentren su disculpa en el motivo de siempre; “por razones medioambientales”; y ahora van a ver si se cargan, o retrasan hasta el fin de los tiempos la Autovía de Cuenca a Albacete, que se aprobó ya en el año 93 y ahí sigue en los papeles. ¿Les suena de algo esta cantinela?

La Autovía de Teruel lleva casi cinco años en un cajón del Ministerio de Medio ambiente, por causas medioambientales claro; el AVE costó traerlo por Cuenca “sudores y lágrimas”, por lo mismo. Si se perdió la ansiada Autovía Madrid-Valencia por Cuenca; como no, lo decía Borrell en el Parlamento; su Ministerio no iba a ser responsable del aniquilamiento de los bosques frondosos de nuestra provincia, aunque se llevara por delante lo más valioso de las Hoces del río Cabriel por el otro lado.

Cuando se trata de una vía que comunique esta tierra y la saque de la miseria; para éstos los aguiluchos de repente se vuelven más valiosos y enclenques que nunca y, por supuesto que en ningún otro lugar.

Pero a estos grupos ecologistas que sirven de coartada a esos políticos que nos marginan, para que se eternicen aquí los proyectos que nos benefician, mientras tanto les llueven las subvenciones y ,cuando arde el bosque; a callar.