El Tiempo en Cuenca

martes, 20 de noviembre de 2007

Las enmiendas del PP a los Presupuestos Generales del Estado, para Cuenca son insuficientes







Si bien nos parece muy oportuno que el Partido Popular introduzca en el debate sobre las infraestructuras, la conversión en autovía de la N-320, que une Cuenca y Guadalajara; sin embargo, a todas luces pensamos que son insuficientes las partidas que incluyen sus enmiendas a la Ley de Presupuestos Generales del Estado, para la realización de los proyectos para Cuenca, que se eternizan desde hace décadas. Y eso nos da qué pensar.

Está claro que algo nuevo nos tenía que presentar el PP, si quiere captar la atención de los conquenses de cara a unas elecciones que se presentan complicadas para los dos partidos; pero también empieza a resultar obvio que la posibilidad real de retornar al poder, que perdió aquel fatídico fin de semana del once de marzo, hace que sus dirigentes se empiecen a situar de pensamiento en el lugar que ocuparon, en un Gobierno que, efectivamente, aprobó el trazado del AVE por nuestra ciudad, pero tras años de posicionarse en contra, y forzado por una estrategia bien dirigida por la Plataforma Cívica por Cuenca, que concluyó con la entrega de 62 mil alegaciones respaldando nuestra opción.

Sí; el PP aprobó el AVE por Cuenca, pero luego aquel Gobierno lo avandonó en los presupuestos, y retrasó los plazos de 2007 que fijaba el Acuerdo de Murcia, hasta 2010 que fue la última fecha de la que habló Álvarez Cascos. Ahora el grupo del Partido Popular en el Senado presentará una enmienda a los Presupuestos Generales del Estado -PGE- de 2008, solicitando que aumente en 103 millones de euros la cantidad destinada a la construcción de la línea de alta velocidad entre Madrid y Valencia, para que el tren pueda circular en 2010, como se había prometido, a pesar de que en los PGE aparece la fecha de finalización de pagos en 2012, que parece ser la intención del Gobierno de Zapatero; pero el 2007 que, por cierto, se está terminando, parece como si nunca hubiera existido.

Puede ser reiterativo recordar que la Autovía de Tarancón, de tan solo 80 km, entró en los Planes del Estado en el año 89, y que 18 años después aún falta la mitad del trayecto por hacer. Pero ignorar que aunque la aprobara definitivamente el Partido Popular, fueron necesarios 3 años para el protocolo de la primera piedra y, otros dos y medio para inaugurar la vía de acceso a Cuenca de 3,5 km; y, otros tres para que tuviera que ser ya la ministra de Fomento socilaista Magdalena Álvarez, porque se le pasó al Partido Popular de legislatura, la que presidiera el acto de apertura del primer tramo Cuenca-Avia de la Obispalía de 19 km. Y es que el Gobierno del Partido Popular adjudicaba tramos de 20 km con plazos de 48 meses.

Con lo de la Autovía de Tarancón mal por unos, y peor por los otros. Los PGE que ha aprobado Zapatero, establecen su finalización como mínimo en 2011, año en el que se reserva una partida de 40 millones de euros; pero las intenciones del PP, no son mucho mejores, pues se piden 20 millones más «para que esté en 2010 y no en 2011 como nos tememos».

La Autovía de Teruel, formó por primera vez parte de los proyectos del Estado en 1989, siendo el ministro de obras públicas del Gobierno de Felipe González, Sáenz de Cosculluela, quien la anunciara en nuestra ciudad; sin embargo fue el Gobierno de Aznar el que la introdujo en la vía presupuestaria; pero despacio, con procesos burocráticos ralentizados, que se encayaron en el Ministerio de Medio Ambiente el día 3 de abril de 2003. Desde entonces ni el Pp, ni posteriormente el Psoe, la han extraido del cajón de uno de los despachos de aquel ministerio. Ahora los del Pp piden un incremento de 5 millones -sí, 5 míseros millones sobre los 500 mil presupuestados por el Psoe, que demuestran la igualdad de pretensiones entre ambos partidos; lo mismo abulta una aguja que dos en un pajar-.

Los senadores del Partido Popular exigen «que se deje de marear la perdiz» y recordaron que ya en 2003 se elaboró un estudio de impacto medioambiental. «En pleno siglo XXI no se hay motivo para retrasar una infraestructura por esta cuestión». Nosotros, como ya hemos dicho en muchas ocasiones, pensamos que no se va a hacer. La Autovía de la Alcarria que ideara el Gobierno de Castilla la Mancha, le supone a la de Teruel una pérdida muy considerable en los flujos de tráfico, y solamente una apuesta decidida por conquenses y turolenses la podrían recuperar.

El Ferrocarril Convencional es el paradigma de la desidia por parte de todos los Gobiernos. Recordemos que desde que el de la UCD decidiera a principios de los años ochenta, que los servicios de los nuevos Intercity se canalizaran por el corredor de Alcázar y Albacete, para el tráfico entre Madrid y Valencia, aquel viario se electrificó y desdobló; mientras que Cuenca perdía los servición de Talgo y Ter, eliminándose así el flujo principal de pasajeros entre Madrid-Valencia-Barcelona; y prácticamente la esperanza de futuro. A mediados de los noventa, la Diputación de Cuenca encargó un estudio de viabilidad para la restauración y modernización de las vías; pero a aquel informe, como a tantos otros que tienen que ver con el desarrollo de Cuenca, se le aplicó el "sueño de los muertos".

Sin embargo, en los presupuestos del año 2001, figuraba una partida de 200 millones de euros de los cuales nunca más se supo. La esperanza renace desde hace un par de años, en el momento que la empresarial valenciana se interesa por los veneficios de disponer de un corredor para las mercancías, que tiene su entrada por el norte de la ciudad de Valencia, y acorta en más de 100 km el recorrido del corredor saturado por las vías de Alcázar y Albacete. Desde luego renace la ilusión por ese interés de los empresarios; pero no obstante, los dirigentes del Psoe, y con la nimiez que se pide que se incluya como enmienda a los Presupuestos del Estado, también los del Pp, nos están aguando esa esperanza. Si los del Psoe no incluyen ni un solo euro, los del Pp nos quieren conformar sólo con palabras contra su adeversario; dicen que temen que el Ferrocarril Convencional «muera de inanición». Sostienen que es compatible con el AVE y denuncian que desde que gobierna Zapatero «no se ha destinado un euro». Y con ellos, con estos del Pp se incluyeron 40 millones, ¿pero dónde los gastaron? En el Ferrocarril Convencional por Cuenca, no.